Carta de condolencias

Diferentes modelos y ejemplos de cartas de condolencias.

Carta de condolencias - Redacción de Carta de Condolencias

La redacción de una carta de condolencias suele ser motivo de inquietud para muchas personas, ya que ello implica un gran esfuerzo por comunicar sentimientos a través del lenguaje escrito.

Y esos sentimientos muchas veces son tan intensos, que el resultado de lo escrito termina siendo confuso, y por tanto inefectivo.

Redactar una carta de condolencias es algo delicado, que requiere de mucha reflexión para que el efecto logrado no sea el contrario al deseado.

Por ello, presentamos algunos ejemplos de Cartas de Condolencias que seguro le darán ideas sobre cómo debe redactar su propia Carta.

 

Carta de condolencias - Ejemplo N.° 1

Juanito mío:




Dios sabe lo que hubiera dado por estar a tu lado en este tristísimo momento, pero no ha sido posible y me apresuro a escribirte con el afecto y el interés más amistosos.

Conocí el año pasado a tu querido tío y aprecié su cordial bondad y la simpatía y honradez de su corazón.

¡Era tan joven, el pobre!

¡Nadie hubiera pensado en una desgracia semejante! No te pido detalles, pero ya me los darás cuando vaya a verte.

Haré lo posible para estar ahí el sábado venidero, permanecer contigo un par de días y hacerte sentir la parte que tomo en tu dolor.

Por ahora, te abraza tu buen amigo sobre la tumba del buen señor don Pedro, tu amado papá.

Ten fortaleza, querida Rosita. Tus amigas piensan en ti, te quieren y ruegan con fervor para que tengas la paz y el consuelo necesarios.

Tu amiga incondicional,




Isabel.

 

Carta de condolencias - Ejemplo N.° 2

Querido Mario:

Sé que las palabras sirven de poco cuando uno ha sido herido por la adversidad tan duramente, pero no quiero que te falten las mías, para que sepas que tu amigo Pedro toma amplia parte en el dolor que te hace derramar lágrimas amargas. Pronto iré a verte, si es que mi presencia puede hacerte bien.




Apenas quería creer las palabras de tu tía anunciándome la grave desgracia que sobre ti ha recaído. Ella lloraba al contarlo y yo también al oír él relato de tu inmenso dolor. Debes reunir fuerzas y valor para sobre- ponerte a tu pena.

Solamente en el recuerdo de la persona querida que ya no existe en contramos alivio. Estoy a tu lado con el corazón afectuoso y comprensivo, y quisiera que mis palabras te llegaran con el afecto de la amistad más sincera. Por mediación de tu tía, envío unas flores que quisiera depositar

Tu carta, tan triste y tan apreciable, nos ha hecho llorar. No esperábamos recibir una noticia semejante. ¡Cómo!

Tu hermano,

Marcelo.

 

Carta de condolencias - Ejemplo N.° 3

Querida Clara:

He recibido tu carta tan dolorida, y como ves, te contesto a vuelta de correo.

Comprendo tu dolor, porque cuando murió Fifí, también yo me desesperé y lloré. Era tan bonita, con su hociquito rosado y los bigotitos que parecían hilos de plata!

Cuando la vi tendida en medio de la calle, y vi su cabecita medio aplastada entre las piedras, me quedé sin respiración. Nunca estaban de acuerdo, y cuando Diana ladraba, la pobre Fifí salía corriendo. ¿Te acuerdas? Para consolarte, te diré que inmediatamente después de la muerte de Fifí, mi hermano me trajo a casa a Zarnpoto, el gatito negro más delicioso que te puedas imaginar y que ahora me sirve de consuelo.

Ya verás cómo te regalan otra Diana, tal vez igual, y la querrás igual o más que a la que ya no existe. Ten valor.

No pienses mucho en lo que te ha sucedido y escríbeme a menudo.

Nos contaremos nuestras penas y nos sentiremos aún mas amigas.

Soy tu amiga incondicional.

Berta.