Cómo redactar una carta documento

Consejos útiles a tener en cuenta al redactar una carta documento.

 

Cómo redactar una carta documento

 

En el ámbito empresarial, redactar una carta documento es el medio idóneo para plantear inquietudes, sugerir e informar.

Aunque la tecnología ha determinado que el soporte para hacerlo haya ido cambiando, la técnica para redactar un texto de este tipo sigue siendo el mismo.

 

Cómo redactar una carta documento

Existen decenas de tipos de cartas, pero hay algunos conceptos generales que se deben tener en cuenta en la redacción de cualquier carta, y que se aplican a todos los modelos de cartas documento.




Toda carta documento ha de tener un encabezamiento. En el encabezamiento hay que redactar el lugar y la fecha, la dirección del destinatario y el saludo. Además, se suele indicar allí el motivo por el que usted está escribiendo.

Luego está el cuerpo principal. Allí hay una introducción, en la que se agradece a la otra parte el tiempo dedicado a la lectura de la carta y se refiere a misivas anteriores que hayan podido haber en relación al mismo tema.

Después se plantea la sustancia o el núcleo de la carta. En esta parte se establece una descripción del problema y se incluye los efectos negativos o positivos que podría acarrear.

Finalmente, en la conclusión se realiza una síntesis o reflexión final que intentará ser representativa de lo que se dijo antes.

Por último, la redacción de una carta documento se cierra con una despedida, una firma, el nombre de quien escribió y el cargo que ocupa dentro de la empresa.

Algunos ejemplos de este tipo de cartas son aquellas en las que se solicita un aumento de sueldo.

Estas hay que redactarlas de tal forma de resaltar los aspectos positivos de su trabajo y no los negativos.

Además, no siempre es demasiado útil querer pasar como el mejor en el rol que desempeña en la empresa, pues no sólo no funcionarán sino que pueden llegar a poner en riesgo su permanencia en el lugar. Sí es bueno enumerar algunos de sus logros en la compañía.




En las cartas de excusa, por otro lado, siempre hay que dejar claramente establecido cuál fue el error que se cometió y que se acepta la culpa de que eso haya sucedido.

En la carta documento debe aparecer, además del arrepentimiento por los daños causados, soluciones para repararlos y una promesa de no reincidencia.