Texto de amor

Un texto de amor contiene las sensaciones más íntimas, la desnudez más extrema del alma, si son escritas en la embriaguez del amor.

 

Texto de amor

 

Un texto de amor puede ser la llave para abrir el corazón del ser amado, o para escalar un peldaño en la relación. El texto debe provenir de lo más profundo y desnudo del alma.

Los textos de amor contienen palabras degradadas por el uso.

Más de una vez uno escribe un texto de amor y resuelve quemar lo escrito, porque le parece inapropiado.




No importa ser un escritor profesional, pero el cuidado al redactar, el cuidado de la ortografía, prolijidad en la disposición del texto, son fundamentales.

Ante todo, uno está escribiendo a alguien que ama profundamente, debe ser sincero y no guardar cartas “bajo la manga”.

¿Dónde se escribirá el texto de amor? ¿En un papel especial?

Antiguamente se utilizaba el pergamino, se ataba con una cinta y se lacraba.

¿Queremos recrear esa fantasía? Podemos hacerlo, es un elemento lúdico para agregar a la relación.

Podemos dedicarle todo el cuidado a nuestra caligrafía, comprar una pluma y tintas especiales para tal importante evento, en fin, ritualizar ese acto si lo creemos conveniente, para lograr un resultado final que sea una perfecta ofrenda de amor.

Una letra de médico en un papel que usamos para la lista del super, evidentemente no logrará el efecto deseado.

¿Qué pondremos en la apertura y el cierre? Al igual que en un poema, la apertura del texto de amor debe ser un anzuelo, y el cierre ser un remate perfecto, una ola que se repliega sobre la playa luego de arrollar con vehemencia las arenas.




Si le escribimos a alguien con quien mantenemos la más íntima relación, no le escribiremos con el mismo tono que usaríamos para un amigo.

¿Vamos a agregar una foto que mueva la ternura sobre el ser amado mientras se realiza la lectura?

Todos estos detalles en el texto de amor lograrán la felicidad de la persona que amamos, dibujarán una sonrisa en su boca, pondrán brillo en su ojos, y lograrán que ese texto de amor incluso nos sobreviva, siendo atesorado por el destinatario durante toda una vida.


Texto de Amor - Ejemplo

Compartimos ahora con ustedes el texto de amor que ganó el III Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor. Seguro los inspirará a redactar sus propios textos de amor y a expresar lo que realmente sienten por la persona amada:





Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial. A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.

Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú. Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

Cosas a conservar:

- La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.

- El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.

- El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.

- La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.

- La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.

- El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.

- Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.

- Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).


Cosas que puedes conservar tú:

- Los silencios.

- Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.

- El sabor acre de los insultos y reproches.

- La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.

- Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.

- El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.

- Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.

- Jorge y Cecilia. Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.


Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) sólo quiero comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo, son sólo eso: objetos.

Por último, quiero recordarte el número de teléfono de mi abogado (914070485) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente,

Roberto