Textos académicos

Cómo redactar diferentes tipos de textos académicos. Ejemplos y modelos. 

Textos académicos - Redacción de textos académicos - Ejemplos de textos académicos

La estructura es una característica importante de la escritura académica.

Un texto bien estructurado permite al lector seguir el argumento y navegar por el texto.

En la escritura académica, una estructura clara y un flujo lógico son imprescindibles para un texto cohesivo.

Además, en muchas asignaciones universitarias, el uso correcto de la estructura es parte de la evaluación final.

La mayoría de los textos académicos siguen estructuras establecidas.

Esta página describe algunas estructuras comunes en la escritura académica: la estructura de ensayo de tres partes y la estructura IMRD. La estructura debe considerarse en todos los niveles de texto, por lo que también encontrará información sobre cómo estructurar los párrafos.

La estructura de su escritura depende del tipo de tarea, pero dos estructuras comunes utilizadas en la escritura académica son la estructura de ensayo de tres partes y la estructura IMRD.

Incluso los ensayos más cortos que no están divididos en secciones tituladas siguen esa estructura.

Los textos más extensos se pueden dividir en subsecciones. Diferentes disciplinas o departamentos pueden preferir que los estudiantes usen una cierta estructura, así que asegúrese de consultar con su instructor si no está seguro de lo que se espera de usted.

 

Introducción

Su introducción debe incluir los siguientes puntos (tenga en cuenta que no todos los puntos pueden ser relevantes para su proyecto):

    Presente su tema
    Coloque su tema en un contexto
    Proporcionar información de fondo
    Señale el objetivo del texto
    Describe cómo cumplirás el objetivo
    Proporcione una declaración de tesis o una pregunta de investigación
    Sugerir cuáles son sus hallazgos
    Explica por qué tu tema es interesante, necesario o importante
    Dale al lector una guía para el texto
    Atrapa el interés de tu lector

Las declaraciones que hace en la introducción deben desarrollarse en el cuerpo del texto y regresar a la conclusión.

Puede escribir la introducción al comienzo o al final del proceso de escritura. Si lo escribe al principio del proceso, puede servir como una guía para su propia escritura, pero tenga en cuenta que lo más probable es que tenga que regresar y editarlo a medida que avanza la escritura.


Cuerpo

Esta es la sección principal de su texto y también debería ser la más larga. Dependiendo de la longitud del texto, el cuerpo puede dividirse en subsecciones. Si su texto está dividido en subsecciones, recuerde introducir brevemente cada sección. Para trabajos más largos también puede necesitar concluir secciones.

El cuerpo del texto es donde usted como escritor e investigador es el más activo. Es la parte más sustancial del texto; aquí es donde se presentan, discuten y analizan la investigación o los hallazgos. Aquí también es donde presenta sus argumentos que respaldan su tesis o responde su pregunta. La estructura y el contenido de esta parte principal pueden diferir según su disciplina.

Más consejos y consejos sobre cómo escribir el cuerpo del texto


Conclusión

En la conclusión, debe regresar a la tesis o problema que presentó en la introducción. Pero tenga cuidado de no simplemente repetir lo que escribió en la introducción; en su lugar, muestre a su lector cómo lo que ha escrito arroja nueva luz sobre el problema presentado al principio. Para trabajos más largos, puede haber un breve resumen de sus hallazgos, pero esto no debería ser necesario para textos más cortos. Tenga cuidado de que su conclusión no sea solo una repetición de lo que ya ha escrito. En su conclusión, también puede evaluar y explicar si ha alcanzado o no el objetivo o si ha resuelto el problema presentado en la introducción, y cómo. No se debe introducir ningún material nuevo en la conclusión, pero es bastante común sugerir temas para futuros estudios.


Método

En esta sección, describirá cómo ha realizado su estudio. Aquí es donde presenta su material y su investigación, así como cualquier investigación previa y material de fondo. Usted describe qué método o métodos ha utilizado y cómo ha presentado sus resultados. También puede explicar por qué ha elegido un método en particular.

Lea aquí para obtener más consejos sobre cómo escribir la sección de método. Sin embargo, debe tener en cuenta que puede haber diferencias entre las disciplinas en los contenidos y la estructura de esta sección.


Resultados

En esta sección, informa los resultados de su investigación. Por lo general, los resultados no se discuten ni analizan en esta sección, pero es posible que tenga que explicar algunos de sus hallazgos para evitar malentendidos.


Discusión

La discusión es la sección donde usted como escritor es el más activo y debería ser la sección más importante de todo el documento. Debe interpretar, analizar y discutir sus resultados, así como compararlos y contrastarlos con investigaciones anteriores.

En ocasiones, los documentos que utilizan la estructura IMRaD tendrán una conclusión separada y, a veces, la conclusión se fusionará con la discusión. Asegúrese de consultar con su instructor lo que se espera de usted.

Más consejos sobre cómo escribir una discusión
Otras partes de trabajos académicos

Además de las partes que se tratan en las secciones anteriores sobre la estructura de tres partes y la estructura IMRaD, los documentos académicos también constan de otras partes a menudo bastante formalizadas.


Título

El título debe captar la atención e interés del lector y también indicar qué esperar del artículo.

Muchos títulos académicos consisten en dos partes donde la primera parte capta la atención del lector y la segunda parte es explicativa. Mire los títulos de otros artículos académicos y artículos dentro de su disciplina para obtener inspiración sobre cómo construir títulos.

En la mayoría de los casos, debe usar un determinado formato o plantilla para su página de título. Asegúrese de verificar las instrucciones o pregunte a su profesor del curso para averiguar qué se espera de usted.

Consejos, inspiración y algunos ejemplos

Abstract

Un resumen resume los principales contenidos de su tesis y le debe dar al lector una idea bien definida de lo que trata la tesis. Los lectores a menudo usan el resumen para determinar si el texto es relevante o no para que lo lean.

Se recomienda que lea resúmenes escritos en su propia disciplina para saber qué se espera de usted, ya que lo que se incluye en un resumen puede diferir en cada campo de estudio. Asegúrese de que su resumen tenga la longitud requerida en la tarea y tenga en cuenta que las tareas más cortas generalmente no requieren un resumen.

Aprenda más sobre cómo escribir resúmenes


Tabla de contenido

Los trabajos más largos suelen tener una tabla de contenidos. Lo más probable es que se espere que utilice un determinado formato de acuerdo con la plantilla que está utilizando. De lo contrario, la mayoría de los procesadores de texto tendrán herramientas de formato que puede usar para crear una tabla de contenido. Asegúrese de estructurar su tabla de contenidos de forma tal que la relación entre secciones y subsecciones sea evidente para el lector.


Lista de referencia

La lista de referencia se coloca después del texto. Sin embargo, cualquier apéndice debe colocarse después de la lista de referencias. La lista debe incluir todas las fuentes que ha utilizado en su trabajo. Cómo construir la lista y cómo citar las fuentes difieren entre disciplinas y sistemas de referencia.


Párrafos

Un párrafo es una colección de oraciones que tratan con un tema o idea. Cuando comienza un nuevo párrafo, le indica al lector que el enfoque cambia a una nueva idea o pensamiento. Al mismo tiempo, todos los párrafos deben conectarse al tema principal.
Oración temática y oraciones de apoyo

Los párrafos consisten en oraciones. Cada párrafo debe tener una oración temática que presente el punto principal o el tema del párrafo. Esta oración generalmente está cerca del comienzo del párrafo. Todas las otras oraciones en el párrafo son oraciones de apoyo que conectan de nuevo con la oración principal. Estas oraciones desarrollan la idea que se expresa en la oración temática. Este desarrollo puede ser, por ejemplo, un análisis más profundo, un contraste o un ejemplo ilustrativo. La última oración del párrafo es la oración final o la oración de transición. Resume el contenido del párrafo y lleva al lector al siguiente párrafo. Es importante realizar una transición sin problemas de un párrafo al siguiente. De lo contrario, la impresión será que los párrafos se amontonan entre sí en lugar de constituir un texto coherente.

La longitud de cada párrafo depende de su contenido. Esto significa que la longitud de los párrafos puede variar. Es decir, no deberías comenzar un nuevo párrafo simplemente porque sientes que ahora es suficiente. Sin embargo, si un párrafo es muy corto, podría ser una indicación de que algo necesita ser desarrollado. Si es muy largo, podría ser una indicación de que contiene más de una idea central.

Los párrafos se pueden estructurar de diferentes maneras. La estructura interna de cada párrafo a menudo depende de la idea que se trata en ese párrafo específico y su relación con los párrafos circundantes, así como con el texto en su conjunto.

Su tema y el propósito del párrafo deben determinar su organización. Por ejemplo, si su propósito es ilustrar las diferencias entre dos teorías, su oración principal debe decirle al lector que está a punto de contrastar dos teorías. Luego puede describir primero una teoría, luego la otra, y finalmente contrastar las dos.

 

Recursos útiles para elaborar textos académicos